Destino sostenible

Destino sostenible

1. Proyecto Teruel Siente

El proyecto de Turismo Sostenible “Teruel Siente” de Diputación Provincial de Teruel puso en marcha un plan de formación para empresas, ONGs, administraciones, a fin de ir avanzando y para llevar al conjunto de la provincia a ser un destino sostenible de referencia. Para lograrlo hemos considerado los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030 que marca la hoja de ruta del planeta hacia un desarrollo sostenible ha de ser considerada en el proceso y las actuaciones que se pongan en marcha estar alineadas con el cumplimiento de esos objetivos globales.

La excelencia en sostenibilidad es el motor y la oportunidad para las empresas turísticas, por eso la Diputación Provincial de Teruel ha puesto al alcance de todas aquellas que así lo han decidido un modelo formativo inspirado en las oportunidades de negocio que surgen a partir de un modelo de excelencia turística.

Ha permitido orientar la oferta turística de esta provincia a las necesidades de mercado y oportunidades que surgen en el contexto del mercado turístico internacional. Un apasionante camino con el que:

1. Posicionar a la provincia de Teruel como provincia líder en el compromiso del turismo sostenible en el ámbito nacional apoyando su puesta en valor y contribuir de forma directa a que la sostenibilidad sea un nicho de mercado capaz de atraer a más y mejores turistas.2. Posicionar a Teruel como un destino turístico responsable en el mercado nacional e internacional.
3. Posicionar a un colectivo suficiente o núcleo duro/vanguardia de empresas de Teruel como empresas turísticas responsables modélicas.
4. El combate estratégico y práctico contra la despoblación de la provincia.

2. Retos en la sostenibilidad

El turismo es un recurso excepcional que ha demostrado su capacidad de generar recursos en países con bajos niveles de desarrollo. Esta capacidad debe potenciarse para generar oportunidades en todos los rincones del mundo y revertir situaciones de pobreza o miseria.

Considerar los ODSods: la Agenda 2030 que marca la hoja de ruta del planeta hacia un desarrollo sostenible ha de ser considerada en el proceso y las actuaciones que se pongan en marcha estar alineadas con el cumplimiento de esos objetivos globales.

El desarrollo de las actividades turísticas ha de ser compatible con la observancia de valores compartidos que aseguren conductas ajustadas a principios éticos. Las organizaciones turísticas rechazarán toda forma de discriminación, la corrupción o el abuso en todas sus formas, entre otras. El turismo debe configurarse como vehículo de paz, de diálogo entre pueblos, culturas o religiones y fomentar la libertad y la tolerancia hacia la diferencia.

3. El turista responsable

El turista adquiere una relevancia extraordinaria, pues es la llave que da acceso a los cambios en última instancia. La responsabilidad social difícilmente adquiere su carácter transformador sin el concurso de la clientela. Los turistas responsables no son aquellos que se dirigen exclusivamente a destinos sostenibles o que practican ecoturismo, sino quienes con su comportamiento contribuyen a que cualquier destino sea más responsable.

La OMT ha promovido el Código Ético Mundial para el Turismo:

  • Planificar el viaje para conocer el destino y evitar riesgos de seguridad.
  • Apoyar el emprendimiento local, comprando productos y servicios producidos en el destino por un precio justo.
  • Aprender de la cultura local y conocer y respetar sus costumbres y normas sociales.
  • Respetar los ecosistemas acuáticos y terrestres.
  • Respetar la diversidad, la integración y la igualdad de oportunidades.
  • Adoptar un modo de consumo responsable en el uso del agua, la energía o el transporte.
  • Contribuir a la conservación del patrimonio.
  • Elegir productos y experiencias que mejoren la sostenibilidad a través de la innovación.
  • Fomentar condiciones laborales y un trato digno a los trabajadores.

4. Empresas responsables

Las empresas turísticas socialmente es aquella cuya especialización y diferenciación respecto a la competencia sea precisamente una apuesta marcada por la responsabilidad social, que transmita a sus clientes un enfoque en el que prime un desempeño excelente y la apuesta por los valores de la sostenibilidad frente a cualquier otro argumento, o que comercialice productos turísticos especializados para un turista que demanda exclusivamente este tipo de opción.

Existe una serie de preocupaciones características de este sector que deben estar presentes de una manera u otra y son los que propone el Manifiesto de la Empresa Turística Responsable:

  • Garantizar la seguridad para los clientes a través de protocolos de actuación en caso de emergencias y de la seguridad alimentaria.
  • Apoyar el emprendimiento y el desarrollo local consumiendo productos y servicios locales.
  • Ofrecer productos, servicios y experiencias que potencien la sostenibilidad de la empresa a través de la I+D+i.
  • Gestión y uso eficiente de la energía y el agua y reducción de la huella de carbono.
  • Colaborar en la gestión sostenible del patrimonio y las infraestructuras del destino.
  • Participar en las actividades de conservación, protección y regeneración de los ecosiste mas acuáticos y terrestres del destino.
  • Formar a la plantilla para ofrecer un servicio de calidad y poner en marcha programas de voluntariado corporativo.
  • Contribuir al conocimiento de la cultura local por parte de los turistas para favorecer su comportamiento responsable.
  • Eliminar barreras a la diversidad y favorecer la integración, la igualdad y la inclusión.
  • Ofrecer condiciones laborales dignas y justas que respeten los derechos de los trabajadores.
  • Llevar a cabo una comunicación responsable.

Guía Sobre la Responsabilidad Social
¿Quieres saber más? ¿Buscas buenas prácticas de turismo responsable?

Descárgate la «Guía sobre la responsabilidad social» editada por Turismo Diputación en el marco del proyecto «Teruel Siente».